Archivo de la etiqueta: Coche electrico poleas ESO

Segunda práctica de Tecnología: Coche eléctrico. Transmisión por poleas

PRÁCTICA 2. TECNOLOGÍA 2º ESO

COLEGIO ESPÍRITU SANTO. BAENA (CÓRDOBA)

PROFESOR: FCO. JAVIER CORTÉS ARIZA

INTRODUCCIÓN A LA TRANSMISIÓN MEDIANTE POLEAS CON CIRCUITOS ELÉCTRICOS

El objeto del presente trabajo es la construcción de un coche eléctrico, propulsado por un motor de 4,5 v como mínimo. Este coche dispondrá de un sistema de transmisión mediante poleas y reductoras, de modo que recorra una distancia de 6 metros en 10 segundos y, una vez alzada la pared, se pare. El ejercicio será mejorable incluyendo un temporizador que se encargue de parar el coche una vez sobrepasados los 6 metros indicados o bien cambiando el sentido de marcha del motor para retroceder al chocar contra un tope.

El material básico para esta práctica será:

  • Contrachapado de madera
  • Motor de corriente contínua de 4.5 v como mínimo
  • Gomas administrativas
  • Una pila de petaca de 4.5 v
  • Hilo eléctrico con una longitud aproximada de 2 m.
  • Tres varllas roscadas de longitud apoximada 0,30 m.
  • 12 tuercas de la misma serie que la varilla roscada
  • 12 arandelas de la misma serie que las tuercas
  • 4 bombillas con sus portalámparas para corriente contínua

Para comprender el funcionamiento del sistema encargado de ralentizar o acelerar el giro del motor, valgan estas explicaciones:

FASE 1

FASE 2

FASE 3

FASE 4

Los sistemas de transmisión de poleas y correas se emplean para transmitir la potencia mecánica proporcionada por el eje del motor entre dos ejes separados entre sí por una cierta distancia. La transmisión del movimiento por correas se debe al rozamiento éstas sobre las poleas, de manera que ello sólo será posible cuando el movimiento rotórico y de torsión que se ha de transmitir entre ejes sea inferior a la fuerza de rozamiento. El valor del rozamiento depende, sobre todo, de la tensión de la correa y de la resistencia de ésta a la tracción; es decir, del tipo de material con el que está construida (cuero, fibras, hilos metálicos recubiertos de goma, etc.) y de sus dimensiones.

Las poleas son ruedas con una o varias hendiduras en la llanta, sobre las cuales se apoyan las correas.

Las correas son cintas cerradas de cuero y otros materiales que se emplean para transmitir movimiento de rotación entres dos ejes generalmente paralelos. Pueden ser de forma plana, redonda, trapezoidal o dentada.

Este sistema se emplea cuando no se quiere transmitir grandes potencias de un eje a otro. Su principal inconveniente se debe a que el resbalamiento de la correa sobre la polea produce pérdidas considerables de potencia; sobre todo en el arranque. Para evitar esto parcialmente se puede utilizar una correa dentada, que aumenta la sujeción.

Para evitar que las correas se salgan de las poleas, será necesario que las primeras se mantengan lo suficientemente tensas como para que sean capaces de transmitir la máxima potencia entre ejes sin llegar a salirse ni romperse. Para evitar este problema se emplean a veces rodillos tensores, los cuales ejercen sobre las correas la presión necesaria para mantenerlas en tensión.

En todo mecanismo de transmisión existen como mínimo dos eje, llamados eje motriz y eje conducido o arrastrado. El eje motriz es el que genera el movimiento y puede estar acoplado a un motor o ser accionado manualmente por medio de una manivela. El eje conducido es el que recibe el movimiento generado por el eje motriz.

Cuando un mecanismo se transmite directamente entre dos ejes (motriz y conducido), se trata de un sistema de transmisión simple.

Si se consideran dos peleas de diámetros “d1” y “d2” que giran a una velocidad “n1” y “n2” respectivamente, tal y como se indica en la figura, al estar ambas poleas unidas entre sí por medio de una correa, las dos recorrerán el mismo arco, en el mismo periodo de tiempo.

d1 * n1 = d2 * n2

De donde se deduce que los diámetros son inversamente proporcionales a las velocidades de giro y, por tanto, para que el mecanismo actúe como reductor de velocidad, la polea motriz ha de ser de menor diámetro que la polea conducida. En caso contrario actuará como mecanismo multiplicador.

El sentido de giro de ambos ejes es el mismo.

Os dejo unas fotografías del trabajo avanzado hasta la fase del modelo tridimensional arriba indicado (Alberto Luque):

Anuncios